Recomendaciones generales para la colocación de revestimientos con láminas cerámicas de gran formato por adherencia

La importancia del diseño del sistema y la instalación en revestimientos con láminas cerámicas de gran formato por adherencia.

La oferta actual de baldosas cerámicas cuenta con una presencia cada vez mayor de distintos materiales de muy gran formato y en espesores desde 3 hasta 30 mm. Como consecuencia, el proceso de diseño del sistema cerámico, la prescripción de los materiales y la instalación en obra cobran una relevancia cada vez mayor.

El interés por parte de fabricantes, distribuidores, prescriptores, técnicos, instaladores, etc. por la formación en tecnología de colocación ha ido creciendo en los últimos años. La formación en lámina cerámica es uno de los campos con mayor demanda en la actualidad.

Existe un desconocimiento generalizado al respecto en el sector que puede llegar a provocar errores de prescripción y desconfianza en el colectivo de instaladores. Desde Proalso llevamos más de 12 años impartiendo cursos prácticos para dar a conocer las características de las láminas cerámicas y metodologías para que los alicatadores soladores puedan adaptar su experiencia a la colocación de lámina con garantía de éxito.

La lámina cerámica es un material muy versátil que requiere de un exhaustivo diseño del sistema y una puesta en obra muy estricta para obtener un resultado óptimo. Siempre atendiendo a los requisitos y recomendaciones establecidos en la Norma UNE 138002 Reglas generales para la ejecución de revestimientos con baldosas cerámicas.

Es necesario conocer el material, sus características técnicas, sus puntos fuertes y sus limitaciones, para utilizarlo como solución constructiva y material multifuncional al servicio de la arquitectura que posibilita nuevos usos a la cerámica.  

El mercado cuenta actualmente con una amplia oferta en cuanto a espesores y formatos disponibles. Para revestimientos cerámicos, el formato más habitual suele ser el 2600x1200x6mm que tiene un peso por metro cuadrado de unos 14Kg. Se trata de una pieza de 3,12 m2 de superficie con un espesor muy reducido de tan solo 6 mm y que pesa alrededor 44 kilogramos.

A pesar de lo que pueda parecer a tenor de estos números, la manipulación, corte y colocación de estas piezas cuenta actualmente con una tecnología muy desarrollada y una amplia gama de herramientas y equipamiento específicos. Pero se requiere de un proceso de formación técnica para conocer el material y las operaciones asociadas a la instalación. Se debe contar con profesionales alicatadores soladores cualificados, equipados y con experiencia en este tipo de materiales para la ejecución de los proyectos con calidad.

En primer lugar, es importante vigilar las condiciones de carga, transporte y almacenamiento de las láminas para garantizar su integridad. Una vez suministradas en obra, tras la recepción y acopio, se debe proceder a su correcto almacenaje y distribución por unidades de ejecución lo más cerca posible de la superficie a revestir y con espacio suficiente.

La manipulación de las láminas cerámicas se debe realizar con especial cuidado y entre dos profesionales manualmente o bien con la utilización de ventosas o bastidores específicos con ventosas para hacerla más segura y ergonómica. Para la manipulación de láminas cerámicas se debe utilizar guantes de protección y antideslizamiento para vidrio y calzado de seguridad.

Siguiendo las técnicas adecuadas para elevación y manipulación de las láminas, podemos realizar todas las operaciones en obra que sea necesario para su instalación con total seguridad y sin riesgo de roturas innecesarias.  

Antes de empezar los trabajos de instalación de las láminas cerámicas se debe proceder a la planificación de los procesos y a la operación de replanteo para optimizar el rendimiento, asegurar una correcta ejecución y la calidad final de los revestimientos.

Se debe prever un espacio adecuado para trabajar holgadamente con las láminas cerámicas. Para ello debemos preparar una mesa de trabajo para la realización de las operaciones de corte, perforación y encolado de la lámina.

La preparación del soporte y sus condiciones de entrega son un elemento de extremada relevancia en el diseño de un sistema con láminas cerámicas. Se debe exigir unas condiciones de estabilidad dimensional, rigidez, resistencia mecánica y regularidad dimensional más estrictas. A modo de ejemplo, la Norma UNE 138002 exige una planitud de la superficie de colocación de 1,5 mm medidos en regla de 2 m.

Respecto a las herramientas y equipamiento necesario, se utiliza lo mismo que para cualquier revestimiento y, adicionalmente, se requiere otra parte de equipamiento, herramienta y máquinas desarrolladas específicamente para la colocación de lámina cerámica. Las más importantes son la herramienta de corte específica, ventosas o bastidor para la manipulación de las láminas. En todos los casos, se trata de herramientas manuales, de fácil utilización y coste relativamente bajo.  

Las láminas cerámicas tienen unas dimensiones muy grandes, pero gracias a su menor espesor, admiten las operaciones de corte, perforación y acabado de cantos con relativa facilidad en la misma obra con el equipamiento adecuado. Existen herramientas de corte desarrolladas específicamente para este tipo de láminas que aplican la tecnología del corte en seco de baldosas cerámicas a las dimensiones de las láminas. Con estas herramientas se puede realizar cortes en seco rectos y en diagonal de todo tipo.

La lámina cerámica es una pieza muy grande, pero no es una superficie continua. Se requiere en todos los casos siempre junta de colocación de al menos 3 mm como elemento esencial del sistema para la calidad final y la durabilidad.

Igualmente, el proyecto debe contemplar el diseño y dimensionamiento de los tipos de junta de movimiento que se requieran en cada caso según las recomendaciones del apartado 7.8 de la Norma UNE 138002.

La tecnología de colocación, los materiales y el proceso de instalación de una lámina cerámica, así como el proceso de rejuntado son similares a cualquier otro tipo de baldosa cerámica tradicional. No obstante, debido a las características dimensionales, por superficie y espesor, hay que tener en cuenta algunas consideraciones adicionales que el equipo de instaladores debe tener en cuenta y aplicar en el proceso. Para ello es importante formarse y realizar prácticas previas para conocer el comportamiento del material y adquirir experiencia.

¡Compártelo en tus redes!

Ir arriba
¡Inscríbete!

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo